LA MADRE DE TODOS NUESTROS PROBLEMAS COMO SOCIEDAD

D'Vil - La madre de todos nuestos problemas como sociedad

INTOLERANCIA, CORRUPCIÓN, MEDIOCRIDAD Y DESIGUALDAD; LOS GRILLETES QUE NOS MANTIENEN ATRAPADOS EN EL TERCERMUNDISMO SE RESUMEN EN UNA ÚNICA (PERO DESCOMUNAL) PROBLEMÁTICA

Quiero empezar este artículo con una anécdota divertidísima de la que fui víctima hace unos días:

Todo empieza una mañana, me dirijo a casa de mis abuelos en un bus de TransMilenio. Yo iba sentado en uno de los puestos de atrás muy tranquilo hasta que nos detuvimos en el Portal Norte y ahí, entre otras personas, se subió una familia conformada por papá, mamá, hijo y abuelita; al ver que no habían más sillas disponibles me levanté y le cedí el puesto a la abuelita. Cuando me levanté, el sujeto que estaba a mi lado también se puso de pie y le ofreció el puesto al hijo de aquella familia. Todo iba bien, sin embargo una mujer de unos cincuenta y tantos empezó a empujarme desde atrás; evidentemente quería quitarle el puesto al niño antes de que éste se sentara, pero me giré y le dije que esa silla ya estaba ocupada, a lo que ella hizo caso omiso y siguió empujando; preferí dejarla pasar… ¡nos tomó a todos de sorpresa cuando esa mujer que disfruta empujar se sentó sobre el niño! y efectivamente la familia reaccionó de inmediato; empezaron a gritarle y decirle que se quitara de ahí, pero ella, de manera vulgar y descarada insistía que el puesto le pertenecía a ella por ser mayor. Era una escena ridícula porque todo el mundo dentro del bus empezó a gritar, a opinar y algunos tomaban actitudes agresivas. La mujer siguió argumentando que ella tenía derecho a sentarse ahí e hizo que el niño se cambiara de puesto, obligándolo a sentarse sobre las piernas de su abuela quien repetía una y otra vez: “déjenla, ya no discutan más, no vale la pena. No pasa nada”. Incluso intentaron involucrarme a mí. En fin.

Lo sé, no me hubiera cambiado por nadie.

Al final preferí salir del bus y esperar otro servicio porque no quería seguir aguantando ese espectáculo.

A lo que quiero llegar con esta fantástica aventura en la selva bogotana, es que evidentemente tenemos una evidente problemática social pero ésta no es una problemática reciente, pues las actitudes que se vieron en ese bus de TransMilenio son actitudes que podemos ver día a día en distintos puntos del país. Un restaurante, la fila del supermercado, una sala de cine, etc.

¿Pero cuál es esa problemática?

No, no es la violencia o la intolerancia; nuestro mayor problema como sociedad es LA IGNORANCIA.

Sí, la jodida ignorancia. ¿Pero por qué?

Bueno, la ignorancia es la mata de todos los males porque ésta construye un enorme muro de insensibilidad por los problemas ajenos, nos encierra en nosotros mismo bajo capa y capas de “yo tengo la razón” cuando no es así.

Ignoramos que hay cosas que van más allá, ignoramos puntos de vista, ignoramos problemas, ignoramos personas, ignoramos lo que podemos llegar a aprender, ignoramos lo que podemos alcanzar, ignoramos, ignoramos e ignoramos.

Mi feliz aventura en el bus de TransMilenio es el reflejo de ello; una cadena de actos ignorantes por parte de la mayoría de involucrados. No obstante, una vez me había bajado del bus empecé a analizar la situación (un poco tarde, lo sé): ¿A quién le pertenecía la silla en realidad? ¿Al niño por ser niño? ¿A la señora de cincuenta y tantos años por ser mayor? ¿A mí por haber estado sentado ahí primero? ¿Al niño por haber estado ahí en ese preciso momento? La verdad es que nadie es dueño de la silla, pues ésta es pública. Si tanto querían una silla prioritaria, pudieron haber solicitado una azul, pero nuevamente la ignorancia hizo de las suyas.

Contemplé asqueado la manera en que las personas pueden armar un literal mierdero por una silla.

¡UNA SIMPLE SILLA!

Bueno. La ignorancia es un problema palpable en la cotidianidad y es importante hacerle frente, el primer paso es aceptarla. Todos somos ignorantes en cantidades descomunales, pues no sabemos nada en relación con todo lo que existe.

¿Pero por qué quiero resumir todos nuestros problemas dentro de uno solo? Bueno, la verdad es que no lo digo yo únicamente, pues hace unas semanas realicé una pequeña encuesta en mi cuenta de Twitter @cruelodvil, en la cual pregunté cuál era nuestro mayor problema como sociedad y por mayoría de votos la “afortunada ganadora” fue la ignorancia. Honestamente no me sorprendió el resultado pues éste corroboró lo que ya venía pensando.

Encuesta - Ignorancia

Tenemos, entonces, que empezar a cultivar generaciones un poco menos ignorantes. Motivar la ampliación constante de la mente a partir de viajes, libros, obras, vivencias, charlas, ejemplos, etc. y dejar de verlo como algo que se puede tratar con los mismos pañitos de agua tibia que utilizó la abuelita del bus para evitar el conflicto: “déjenla, ya no discutan más, no vale la pena. No pasa nada”, porque sí está pasando algo, y es un “algo” que debemos detener antes de que siga creciendo, corrompiendo a nuestra sociedad y manteniéndonos atados al subdesarrollo.

Bueno, sólo digo.

Usted verá si quiere continuar con eso del “Pan y circo para el pueblo”.

3 respuestas a “LA MADRE DE TODOS NUESTROS PROBLEMAS COMO SOCIEDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s