CAPÍTULO 7: ANOTACIONES DE MARCELINE PERIGORD

Cruelo DVil - Historia de Theo - Capitulo 7: Anotaciones de Marceline Perigord

FONTAINE, FONTAINE, FONTAINE…

 

Jueves 2 de Septiembre

Al principio no quise darle demasiada relevancia a esta situación; mis largos años de experiencia como pedagoga me han preparado para cosas peores. Sin embargo he decidido empezar una bitácora con el fin de encontrar la causa de las actitudes negativas de Fontaine.

Hace dos semanas lo descubrí cargando con las entrañas del gato de Elicia, eso ha sido más que suficiente para expulsarlo de San Bartolomé, pero si logro llegar al fondo de aquella aberrante patología, podré tratarlo y reintegrarlo a la vida que un joven de su edad debe tener.

Pasaré a la historia como la importante maestra que ha rehabilitado a un potencial asesino y marginal. De seguro los Fontaine no dudarán en entregarme una merecida recompensa por mis “desinteresados” actos.

Marceline Perigord L.

Miércoles 8 de Septiembre

No he logrado ponerme en contacto con la familia de Camille Marcier; creí tener suerte hablando con su único amigo con vida, desde que Wendell D’Avignon ya no nos acompaña. Al parecer los Marcier se tomaron muy en serio las agresiones de mi sobrino hacia el escuálido Camille. El pobre Irvin sólo intenta hacer amigos.

Marceline Perigord L.

Martes 14 de Septiembre

Llevo varios días intentando sostener una conversación natural con Elicia, pero cada vez que recuerda al gato rompe en llanto. Pobre mujer, toda una vida de servicio en San Bartolomé, sin esposo, sin hijos, ni familiares. Naturalmente iba a sentir un enorme apego por el pequeño animalito. La entiendo, aunque necesito que pueda juntar dos o tres frases sobre Fontaine sin convertirse en un río de lágrimas. No desistiré; ella era la única que permanecía con el niño.

Marceline Perigord L.

Viernes 17 de Septiembre

Entre mis indagaciones, Ana me ha propuesto ponerme en contacto con los Fontaine. Considera que tal vez ellos puedan ayudarme a resolver la mente de su atormentado hijo. Tonta niñita ignorante; ¿Cómo considera, siquiera, que yo me ponga en contacto con esos sujetos? Me crucificarían por lo que le hicieron a Theodore. No cualquier padre permitiría que su hijo regrese a casa con una pierna mal reconstruida y un ojo parcialmente inútil. Por suerte parecen ser personas descuidadas al respecto.

Marceline Perigord L.

Lunes 20 de Septiembre

Pasé gran parte del fin de semana charlando con Irvin. Quería entender qué había quebrado una posible amistad. Según mi sobrino, Fontaine se tomó atribuciones abusivas desde el primer día que ingresó a San Bartolomé. Tomó sus pertenencias sin permiso y pretendía quitarle su cama. Evidentemente mi pequeño Irvin sólo intentaba proteger su espacio; es una reacción natural en chicos de su edad. Vaya que Theodore Fontaine se buscaba los problemas; él mismo firmó para que lo dejaran lisiado. Me comentó que Fontaine quiso robarle su libro de cuentos de Edgar Allan Poe y que, al haber defendido sus pertenencias, Theodore empezó a tomar los libros de la biblioteca. De nuevo tendré que hablar con Elicia Figgs; espero que esta vez no empiece a llorar de nuevo; no soporto ver esos ojos cadavéricos soltando lágrimas.

Marceline Perigord L.

Jueves 23 de Septiembre

Estoy harta de subir hasta la biblioteca y no obtener respuestas de Elicia. Una mujer ocupada como yo no debería estar aguantando estas pataletas… Pero no me he de rendir.

Marceline Perigord L.

Domingo 26 de Septiembre

Finalmente Elicia empieza a mostrar algo de compostura. Me condujo al sitio donde Theodore Fontaine solía sentarse a leer todos los días. Una pequeña silla junto al ventanal; nada grandioso. Ha traído consigo una enorme pila de libros que, según ella, Fontaine leyó durante su estadía en San Bartolomé. Creo que esta vieja urraca está delirando. Debe ser la edad o el dolor de la partida de su gato; es imposible que un pequeño de esa edad haya podido leer tantos libros. Sin embargo los revisaré; tal vez ahí está la respuesta que busco.

Marceline Perigord L.

Sábado 2 de Octubre

He ojeado alrededor de veinte libros una y otra vez, aún falta más de la mitad. Insisto en la idea de que Elicia ha exagerado un poco con la pila de libros. No obstante debo afirmar que tanto Poe, Lovecraft o Stoker no son saludables para la débil mente de un infante. Creo que empiezo a desenvolver este nudo. Creí que iba a ser más complejo. ¿Qué clase de biblioteca escolar tiene este tipo de libros? Debo empezar a depurar antes de que otros niños puedan verse afectados… aunque sinceramente los niños ya no leen.

Marceline Perigord L.

Lunes 18 de Octubre

Entre uno de los libros he encontrado un pequeño papel. “كتاب العزيف” y un círculo con una especie de triángulo en su interior. Es todo lo que dice. Evidentemente es el delicado trazo de Fontaine. Investigaré.

Marceline Perigord L.

Miércoles 20 de Octubre

He llamado a Sara, a Didier e incluso a Ana para encontrar, junto a Elicia y a mi, algo relacionado con “كتاب العزيف” o el círculo. Según Sara estas son una palabras en árabe, se pronuncian “Kitab Al-Azif” y traducen “El rumor de los insectos por la noche”. Hemos buscado en libros de biología de insectos e incluso hemos intentado oír el sonido que hacen en la noche, pero parece que no hay respuesta. Tal vez nos hemos salido del camino. Parece que el círculo sólo era un breve garabato de Fontaine.

Marceline Perigord L.

Sábado 23 de Octubre

He regresado de París. Estuve en la Biblioteca Mazarino; esperaba encontrar algo sobre “El rumor de los insectos por la noche”, pero regresé con un descubrimiento aún mayor e inquietante. El anciano encargado de la librería parecía algo extrañado cuando le mostré el papel que Fontaine había rayado con “كتاب العزيف”. Me condujo por uno de los pasillos del antiguo claustro y me entregó un enorme libro con esas inscripciones. Me explicó que era un libro algo extraño y poco solicitado, especialmente porque éste se encontraba en árabe. Lo he tomado prestado, espero que Sara logre ayudarme a traducirlo.

Marceline Perigord L.

Lunes 25 de Octubre

Debo empezar a dejar de juzgar un libro por su portada. No me había tomado la molestia de abrirlo siquiera hasta que Sara Fartola lo empezó a revisar. En su interior hay grandes párrafos en árabe, pero más que eso, hay ilustraciones demoníacas. Inscripciones extrañas, símbolos ocultistas y muchas más cosas desagradables. Por un momento creí que me había alejado del camino para resolver los desórdenes mentales de Fontaine, pero entre los horrorosos signos plasmados en el libro, está el círculo con el triángulo que Theodore había dibujado junto al “كتاب العزيف”. Definitivamente no le he perdido el rastro al joven psicópata.

Por desgracia Sara se ha rehusado a seguir indagando sobre el libro, me aconseja que me detenga, pero creo que esta es una gran pista que me ayudará a obtener una gran recompensa. Pobre tonta y cobarde, no sabe de lo que se está perdiendo; el reconocimiento será sólo para mi.

Marceline Perigord L.

Domingo 31 de Octubre

Bajo la amenaza de ser despedido, Didier Fiquet accedió a colaborarme con la búsqueda de elementos clave en el espantoso libro. Ni él ni yo entendemos árabe y Sara se ha negado rotundamente a traducirlo. Juntos hemos escudriñado a profundidad la gran mayoría de ilustraciones. Son aberrantes. Demonios, espectros, encarnaciones, torturas, simbología. No puedo creer que Theodore Fontaine leyera esto.

Marceline Perigord L.

Martes 2 de Noviembre

Aunque Didier no lo haya notado, encontré algo: Una de las ilustraciones del “Kitab Al-Azif” se asemeja a la escena que Fontaine, seguramente, intentaba recrear con el sacrificio del gato de Elicia. Está todo, el animal abierto y destripado clavado en una puerta ornamentada, el círculo con el triángulo en el suelo con sangre y las velas en cada punta de éste. Mañana en la mañana iré a ver la puerta sobre la que estaba adherido el gato. La única puerta con las características del dibujo en el libro; la puerta del salón de esgrima.

Marceline Perigord L.

Miércoles 3 de Noviembre

Estoy petrificada. Ha sido una mañana increíble. No sé si quiera continuar con esto.

El salón de esgrima ha permanecido vacío desde el despido de Wendell. Luego de haber encontrado a Fontaine haciendo… lo que quiera que estaba haciendo, se ha clausurado definitivamente ese salón. Sin embargo hoy entré, busqué en cada esquina algún elemento extraño insatisfactoriamente. La sorpresa me la llevé cuando al salir, colgando de la manija de la puerta encontré un hilo negro el cual sostenía amarrando un manojo de cabellos blancos, similares a los de Wendell D’Avignong. Empiezo a creer que todo esto causó la repentina muerte del maestro de esgrima. ¿En verdad Theodore Fontaine sería capaz de asesinar a uno de sus pocos amigos? Tal vez el anciano sabía algún secreto del joven y éste tuvo que matarlo cuando se enteró que salió de San Bartolomé. Si, eso debe ser.

Marceline Perigord L.

Viernes 5 de Noviembre

Me encantaría poder contar con el apoyo de un traductor externo, pero no necesito que toda Francia se entere del posible asesinato de Wendell D’Avignon causado por medio de magia negra. Sé que suena disparatado, pero cada vez más todo parece encajar. Este niño es el demonio. Ya no pienso restituirlo a la vida normal; ahora sólo quiero encontrar pistas que lo inculpen de su terrible acto y convertirme en la celebridad que ha destapado a este pequeño monstruo. Pasaré a la historia.

Marceline Perigord L.

Sábado 6 de Noviembre

Nuevamente tendré que acudir a las amenazas. Esta vez Sara. Si no me ayuda, le contaré a su prima la verdad sobre las causas de la muerte de su difunto esposo. Eso la destruiría y estoy segura de que Sara no querrá eso. Necesito saber qué dice el libro justo al lado del dibujo de la puerta y en animal destripado sobre el círculo.

Marceline Perigord L.

Martes 9 de Noviembre

“Toda pertenencia ha de convertirse en parte del ritual”, “Cualquier elemento terrenal que el intermediario posea está marcado”, “Construir un puente entre cada objeto abre un portal desde el inframundo”.

Esas eran las tres frases que acompañaban la asquerosa ilustración. Sara no ha querido continuar y le prometí guardar el secreto sobre la muerte de Wendell. Ahora tengo que resolver esas frases, especialmente porque Fontaine se ha llevado todas sus pertenencias a París.

Marceline Perigord L.

Viernes 12 de Noviembre

Que estúpida fui. No recordaba que Theodore Fontaine tenía aún su propia cama y cobertores en San Bartolomé. Efectivamente aún se encontraban intactas.

Mientras todos se encontraban en clase desmonté la cama, debajo del colchón está la marca; el círculo con el triángulo. No quiero creer que ese desgraciado ha abierto un portal infernal en San Bartolomé… eso… eso no puede ser verdad. Son juegos ingenuos. Además, entre la funda de la almohada he encontrado otro papel. “El Libro de la Ignorancia”, acompañado de otro símbolo; esta vez uno que no logro entender.

Marceline Perigord L.

Martes 16 de Noviembre

He regresado de París. Tuve que buscar ese supuesto Libro de la Ignorancia. El anciano de Mazarino me informó que aquel es el mismo Kitab Al-Azif; quise informarle sobre su equívoco, pues éste era El Rumor de los Insectos en la Noche. Pero él, algo temeroso, me informó que aquella era la traducción literal del tomo, mas no la mística del mismo. El anciano me ha advertido sobre profecías y fuertes energías que pueden rondar alrededor del libro y que es mejor que lo devuelva antes de seguir profundizando. Creo que estoy sola en esto. Ya verán.

Todas las respuestas al aberrante Theodore Fontaine deben estar en este enorme, roído y antiguo libro.

Marceline Perigord L.

Viernes 31 de Diciembre

Ha pasado poco más de un mes. Revisé cada centímetro del Kitab Al-Azif buscando el símbolo que no comprendía hasta ahora. Todos los internos se han ido a dormir, y antes de que Sara se marche a su dormitorio tendré que hablar con ella. Una pequeña traducción. No quiero llevar el libro de nuevo, así que anoté en un papel. “السلالم الحجرية” es todo lo que necesito entender.

Marceline Perigord L.

No sé qué día es hoy. Creo que no he dormido en una semana… tal vez más… o menos… no lo sé. La traducción me llevó a las escaleras contiguas a despacho en San Bartolomé. Un ladrillo de piedra estaba suelto y logré retirarlo. Era hueco y en su interior encontré un anillo mío y otro papel. Este no tiene que pasar por traducción… MPL. Mis iniciales.

Creo que Theodore no sólo intentaba abrir un portal a San Bartolomé; la sabandija intentaba matarme.

Marceline Perigord L.

He perdido la noción del tiempo… no quiero dejar mi despacho. Los maestros han venido preocupados a buscarme, pero no quiero salir. Los quiero hacer pensar que estoy demasiado ocupada.

He reunido todas las pistas: El libro, el mechón de Wendell, mi anillo, las notas, los símbolos, las palabras… no sé qué quiera hacer con todo esto, pero algo debe haber… de nuevo tengo que indagar en el libro. Un pequeño diccionario ha sido de gran ayuda, aunque todo es muy demorado. Debo continuar.

Marceline Perigord L.

ugvoikjnpolkmnuygfcesz

MPL.

.

MPL.

¡Lo he descubierto! Siento que llevo meses acá. El ritual completo de Theodore Fontaine. Sí. Él quería endemoniar mi internado. Maldito niño. ¡Maldito! Lo odio… debo denunciar a ese monstruo. Pero no… no puedo comprometer la imagen de San Bartolomé. Yo misma lo resolveré. Estoy cerca de ello.

MPL.

He encajado todo lo del Kitab Al-Azif. Debo regresar al lugar donde residía el cadáver del gato. Parece que he encontrado una manera de sellar el portal y acabar esta locura. Una vela, un dibujo y unas pocas gotas de parafina. Es todo…. es todo.

MPL.

Fontaine…

MPL.

Fontaine.

F.

Fontaine

Fontaine.

TF.

Fontaine…

Theodore Fontaine.

 

Gorda estúpida. Basta con dejar un poquito a la imaginación humana y solita camina hasta su propia perdición. Tan solo patrañas ocultistas y todo San Bartolomé se vino abajo. Marceline Perigord murió, pero más satisfactorio aún, Irvin McEllan resultó pisoteado en el suelo.

 

Aún tenía una duda: ¿Qué sucedió cuando la directora intentó sellar el supuesto portal? Definitivamente enloqueció.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER:

5 comentarios en “CAPÍTULO 7: ANOTACIONES DE MARCELINE PERIGORD

    1. ¡Hola Ursulina! Que bueno volver a verte por acá.
      He estado muy atento a tu blog; haces un excelente trabajo.
      ¿Tienes otras redes donde pueda seguirte?

      Me hace muy feliz saber que me has estado leyendo también.

      Me gusta

      1. Qué gusto saber de ti. Gracias por contestar. Hace nada abrí cuenta en facebook pero aún no lo manejo. El domingo me enseñará una sobrina. Y cuando me vea capaz te mando el enlace. No quiero perderte, me siento bien sabiéndote ahí y poder seguir leyendo lo que haces. Abrazo

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s